DEL EABE 12 AL EABE 13, fijándome en los carteles

En este blog se van publicando los diferentes carteles que se realizaron durante el Encuentro Andaluz de Blogs Educativos (EABE12) el pasado mes de marzo de 2012 en Carmona (Sevilla). Pretendemos aportar y hacer camino hacia el EABE13 (Campo de Gibraltar). Cada semana se publican dos carteles. Nos gustaría que dejaras tus comentarios y creáramos un debate enriquecedor.
¡ SINDÍCATE Y DEBATE !

miércoles, 5 de septiembre de 2012

GVII: "El círculo de la Des-creatividad"



Uno de los cuatro temas que decidió tratar el grupo VII de entre los propuestos por la organización fue el de la creatividad. Se lanzaron ideas, se debatieron, y - como producto final para expresarlas - nos tocó elaborar una fábula.

Así nos quedó:

Érase una vez una niña (o un niño, no me acuerdo, pero para el caso es lo mismo) que vivía muy feliz. Le gustaba jugar con sus amig-s, bailar, pintar, cantar, hacer teatritos con sus muñequitos, recreando los cuentos que le contaba su abuelo o inventándoselos...

Un día su mamá y su papá lo apuntaron en una escuela, y fue muy content- porque podría disfrutar con otros niños y niñas que también tenían muchas ganas de aprender. Sus papás también estaban contentos, allí iban a ayudar a su niñ- a desarrollar su creatividad, a que fuera feliz.

Su maestro les dijo:

- Aquí vais a aprender mucho y llegaréis "muy lejos", seréis personas importantes si hacéis lo que se os mande, si os portáis bien, si estudiáis y aprobáis los exámenes.

Un día, un-s niñ-s que no paraban de pintarrajear monigotes en su cuaderno enfadaron al maestr- que les dijo que allí no pintaban nada, y los puso al final de la clase.

Una semana más tarde a otr-s que hacían bastante ruido les dijo que se fueran con la música a otra parte.

Pocos días después, a un par de crí-s que se movían sin parar, les dijo que así era imposible trabajar, que se fueran a bailar a su casa...

A un chavalín (o quizás era una chica, no me acuerdo) que le encantaba jugar con la plasti, y se ponía perdido jugueteando con barro... le prohibió hacer más monigotes.

Y así, poco a poco, nuestra niña (¿o era un niño? Que para esto que estamos contando la escuela no distingue entre unas y otros), que era lista, que sabía lo que le convenía, fue dejando sus monigotes, sus dibujos, sus historias y teatritos, sus bailoteos tontos, dejó de canturrear,... Se aplicó mucho, hizo todo lo que sus maestr-s le decían. Sacó muchos PA en la escuela, aprobó todas las asignaturas en el instituto, fue a la universidad... Y ahora está trabajando, feliz, muy feliz de maestra o maestro en la escuela donde aprendíó porque sus profes ya están jubilad-s.


MORALEJA/RETO: DESTRUYAMOS LA PESCADILLA QUE SE MUERDE LA COLA

Somos conscientes que nos quedó un final muy triste, aunque es la realidad que se vive en miles de escuelas, pero que nos gustaría pensar que hay otros finales posibles para esta historia.... seguro que entre tanta gente creativa como nos juntamos en #eabe12 somos capaces de ver otras alternativas.


¿Nos ayudas? ¿Te atreves a cambiar el final de la fábula?

Escribe un comentario en el Blog con otro final o si te parece copia y pega la fábula en tu blog y transfórmala...
 

Gracias.

Participantes en la mesa del grupo VII:

@chelucana @starpy @yolajb @kiscovazquez @pily @imatematicas @interele @mappo @saracircus @educashun @TICtiritero @pacoxxi @PilucaATAL @andreagiraldez

Moderador: @mappo
Secretaria: @andreagiraldez
Cronómetro:@chelucana

3 comentarios:

  1. Esa niña o ese niño, a pesar de sus éxitos en la vida, se dió cuenta un día que merecía la pena hacer un esfuerzo mayor para romper la lógica diabólica en la que estaba metida o metido. Gracias a ello consiguió que aquel lugar, que tan familiar le resultaba, se convirtiera en un espacio horizontal donde el aprendizaje zumbaba de un lugar a otro sin ningún control, ni falta que hacía. Dióse cuenta que la realidad tenía muchas caras y puntos de vista, lo cual le sirvió para ampliar su manera de conocer a las personas.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí José Antonio, me gusta más tu final…. Así se rompería el círculo de la des- creatividad.

    He copiado y pegado la fábula en mi blog, pero la he modificado un poquito y hasta me he permitido cambiarle el nombre:

    El círculo de la creatividad

    ¿Alguien se anima a cambiar la historia o el final de la historia?

    ResponderEliminar